NOTICIA Proyecto realizado por Pablo Gómez Ábalos

Concierto del primer ‘clavecin roïal’ construido en dos siglos gracias a una Beca Leonardo

CARLOS GIL

A mediados de 2019 Pablo Gómez Ábalos culminó el proyecto para el que recibió una Beca Leonardo en Música y Ópera: volver a construir un ‘clavecin roïal’, instrumento inventado por Johan Gottlob Wagner en 1774 y cuyo último ejemplar fue construido en 1797. Este 2020 se ha presentado de manera oficial el instrumento, mediante un doble programa con una conferencia y un concierto en el Museu Valenciá de la Il-lustració y de la Modernitat (MuVIM): 223 años después el público volvió a escuchar un ‘clavecin roïal’ en directo.

20 noviembre, 2020

Perfil

Pablo Gómez Ábalos

La minuciosa réplica, construida con la colaboración de la organóloga alemana Kerstin Schwarz, es la primera copia mundial que se ha realizado de este instrumento. Se convierte, así, en el 19º ejemplar clasificado como ‘clavecin roïal’ en el mundo. Los 18 instrumentos restantes, es decir, los originales registrados a día de hoy en la extensa investigación llevada a cabo como parte del proyecto de Gómez Ábalos, fueron construidos en el siglo XVIII.

La ‘puesta de largo’ de este instrumento tuvo lugar a través de un doble programa en el MuVIM: el viernes 20 de noviembre, Pablo Gómez Ábalos impartió la conferencia “El ‘clavecin roïal’, un instrumento para lo sublime’ y el sábado 21 ofreció un concierto  al ‘clavecin’, con obras de Carl Philipp Emmanuel Bach y Ludwig van Beethoven, dos compositores que valoraron de manera especial su versatilidad musical.

“Es un instrumento que puede producir efectos sonoros especiales”, señala Pablo Gómez Ábalos. El propio Wagner, su inventor, explicaba que el ‘clavecin roïal’ puede sonar como un clavecín resonante, un clavecín normal, un arpa, un laúd, un Pantaleón (otro antecesor del piano) y un pianoforte.

Y es que el clavecín ‘roïal” se distingue por su resonancia, debida a los apagadores que -de manera inversa al piano actual- por defecto están separados de la cuerdas; la posibilidad de cambiar el timbre mediante registros manipulados por tres rodilleras; y una tapa sobre la tabla armónica que permite controlar los efectos dinámicos y el ‘fortissimo’.

Su propio inventor lo consideró una herramienta idónea para las fantasías y, de hecho, C.P.E. Bach retomó este género en 1782, precisamente el año en que adquirió su ‘clavecin roïal’. Las obras de este estilo concebidas por Bach “están llenas de arriesgados efectos dinámicos y armónicos, marcadas articulaciones y acentos, modulaciones inesperadas, cambios de textura, pasajes atemporales y silencios que obligan a repensar los espacios sonoros. Las posibilidades tímbricas del ‘clavecin roïal’ lo convierten en el instrumento ideal para esta música”, comenta el musicólogo y becario Leonardo.

El ‘clavecin roïal’ tuvo mucha aceptación y prestigio, pero su final llegó a principios del siglo XIX, a medida que el piano canalizó los esfuerzos para conseguir la potencia necesaria para llenar las nuevas salas de concierto. Ahora vuelve a sonar gracias a una Beca Leonardo.

En el marco de este proyecto Pablo Gómez Ábalos ha grabado, además, el CD ‘Sublime Clavecin roïal’ y ha escrito el libro ‘Wagner’s Clavecin roïal. An instrument for the Musical Sublim’, que recoge la investigación realizada y que se publicará en 2021.