NOTICIA

Guadalupe Sabio entra a formar parte de los jóvenes más brillantes de la EMBO

Guadalupe Sabio, becaria Leonardo de Biomedicina 2017, ha sido incluida en la lista de los 28 jóvenes más brillantes y con más talento de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO).

3 noviembre, 2017

Guadalupe Sabio, beneficiaria de una Beca Leonardo en la categoría de Biomedicina en 2017, ha sido incluida en la lista de los 28 jóvenes más brillantes y con más talento de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO).  Para pertenecer a esta lista, que se elabora anualmente y de la que forman parte durante tres años, los candidatos deben presentar una solicitud y pasar una entrevista. Esto incluye entrar en un programa, en el que tendrán la posibilidad de elegir como mentor a un miembro de la EMBO que les guíe en su carrera durante los próximos tres años.

El proyecto que Sabio va a llevar a cabo con la Beca Leonardo pretende analizar si la inhibición de la quinasa P38, que ya han comprobado que aumenta en pacientes con cáncer hepático, podría reducir la reproducción de este tipo de tumor. “Si las pruebas que vamos a realizar en ratones tienen éxito podría llegar en un tiempo corto a los pacientes ya que vamos a probar primero con inhibidores que ya están aprobados en el mercado para otro tipo de tratamientos. Si no es así, tendremos que investigar mejoras en estos inhibidores que funcionen en nuestro tratamiento del cáncer hepático”, explica Sabio.

La Beca Leonardo ha supuesto para Guadalupe Sabio no tener que cerrar este proyecto. “Obtenerla me ha venido en un momento perfecto ya que justo se me había acabado la ayuda europea y la Beca Leonardo supone poder seguir investigando e implica que se reconoce que mi trabajo merece la pena. Es un auténtico honor”, comenta la investigadora. Sabio opina que estas Becas son muy importantes porque es la única manera de que la ciencia pueda llegar a la sociedad y se reconozca el trabajo científico y, por lo tanto, haga que las personas quieran invertir en ciencia.

Respecto a su incorporación a la  lista de la EMBO, Sabio valora especialmente el ‘mentoring’ que ponen a disposición de los recién llegados. “En la carrera científica es muy importante saber qué hacer en cada momento y este sistema te ayuda muy bien”, explica Sabio. Por el momento, no ha decidido quién le gustaría que fuera su mentor, pero además de su calidad científica, busca dedicación por su parte.

Pertenecer a esta lista implica también una ayuda económica. Durante su segundo año estos jóvenes investigadores reciben un premio de 15.000 euros y pueden, además, aplicar para pequeñas becas hasta 10.000 euros. También tienen ventajas y facilidades para asistir como conferenciantes a congresos, entre otros beneficios.