Obra compuesta con una Beca Leonardo en Música y Ópera

Manuel Rodríguez Valenzuela estrena ‘time. cage’ en el festival Maerzmusik de Berlín

El festival Maerzmusik de Berlín ha acogido el estreno mundial de ‘time. cage’, una obra compuesta por Manuel Rodríguez Valenzuela gracias a una Beca Leonardo en Música y Ópera. Esta edición del festival es enteramente digital, por lo que el estreno se pudo seguir por ‘streaming’ desde la web del Maerzmusik el pasado 26 de marzo. Ahora la producción queda disponible para su reproducción posterior a demanda para todos los tenedores de una entrada al festival, que  se puede adquirir pagando una aportación voluntaria.

24 marzo, 2021

Maerzmusik forma parte del Berliner Festspiele y se define como un “festival sobre cuestiones relacionadas con el tiempo”, en el que “la música contemporánea es el centro y punto de partida para una exploración de la naturaleza del tiempo en la vida, el arte y la teoría”. El festival se articula en torno a conciertos, ‘performances’, películas y formatos discursivos que indagan en nuestra relación con el tiempo.

‘time. cage’ es una obra para percusionista, ensemble y vídeo que originalmente fue concebida para su interpretación en vivo, pero, debido a las restricciones impuestas por la pandemia, se ha presentado  como película-concierto. La grabación se ha realizado durante el mes de marzo en el Spreehallen Berlin con el Ensemble Mosaik -dirigido por Enno Poppe-, Roberto Maqueda como percusionista y bajo la dirección del propio Valenzuela.

La obra, explica el compositor valenciano, “busca tratar intensamente el tiempo y las posibilidades de su manipulación en un contexto compositivo. La atención se centra, por un lado, en la percepción actual del tiempo y en los fenómenos modernos, como la aceleración frente a la desaceleración. Y por otra, los recuerdos y las expectativas futuras se hacen audibles y se visualizan con la ayuda de grabaciones de audio y vídeo. Un percusionista ‘multitemporal’ solista toca en escena, desplazándose a diferentes lugares donde se encuentran distintos conjuntos de instrumentos, la mayoría de los cuales he diseñado y construidos para este proyecto. En una pantalla semitransparente de gran tamaño se proyectan imágenes del mismo percusionista a tamaño real e interpretando en el mismo escenario (grabadas y editadas en vídeo previamente). Cada una de estas proyecciones/personajes adquiere una diferente variable temporal única, al ser sometidas a procesos de aceleración y desaceleración, ser reproducidas marcha atrás o presentar saltos intermitentes entre pasado y futuro”.

 

Un instante de la película-concierto cuyo estreno mundial acoge el festival MaerzMusik de Berlín ©Manuel Rodríguez Valenzuela

 

La pieza se divide en dos partes, cada una de las cuales consta de varios movimientos que, a su vez, se entrelazan. En ‘.cage’ Valenzuela ‘enclaustra’ al percusionista en una pequeña habitación llena de instrumentos amplificados, una idea que le sedujo desde un punto de vista práctico porque “detiene el sonido natural de los instrumentos, que no se mezcla con sus amplificaciones y efectos”. Pero pronto reparó en que el enjaulamiento realza la idea de la necesidad de comunicación desde el aislamiento: “Así, imaginé un pájaro que canta, desde su jaula, a otros pájaros. Cada movimiento de esta parte está dedicado a cada uno de los músicos del ensemble, como si el solista mantuviera un diálogo con ellos”.

En ‘time.’ se vuelca uno de los intereses recurrentes del compositor en los últimos años: el tiempo y su percepción, así como el contraste entre el aceleramiento y la cámara lenta. “Parece que nuestro cerebro nos engaña de diferentes formas para poder lidiar con la abrumadora cantidad de información con que la tecnología inunda la vida diaria. En esta parte me centro en la percepción del tiempo en nuestra sociedad acelerada, pero también desde el aislamiento. De ahí surgió la idea de grabar audio y vídeo del músico tocando una antigua canción de jazz y, a partir de ahí, ‘componer’ y editar piezas breves usando diferentes efectos temporales: reproducción lenta, reproducción rápida, reverso, repeticiones, etcétera”.

Los instrumentos que toca el solista están amplificados y todos, menos uno, han sido diseñados y construidos por el propio Rodríguez Valenzuela. “En ellos uso diferentes escalas microtonales, como por ejemplo un monocordio a doceavos de tono, una rueda de bici con barras metálicas a sextos de tono o una cítara a cuartos de tono. Otros se centran más en diferentes y contrastadas resonancias y colores, para lo que empleo, entre otros, una caja con diferentes clases de muelles, una especie de zanfoña con cuerdas cello, una especie de guitarra eléctrica, cajas de música, un tanque de reverb… Otros se focalizan en en aspectos rítmicos, como dos cajas de madera con diferentes metrónomos, unas barras metálicas finas cuyos rebotes generan diferentes polirritmias, etc.”.

 

En ‘ .cage’ el percusionista entabla un diálogo con cada uno de los músicos del ensemble. ©Manuel Rodríguez Valenzuela

 

El compositor destaca la importancia de la Beca Leonardo para este nuevo hito en su carrera: “Me ha permitido trabajar con uno de los ensembles que más admiro y estimo y presentar mi obra en uno de los más importantes festivales de Alemania, además de desarrollar un proyecto especialmente ambicioso”.

La entrada al Maerzmusik se puede adquirir gratuitamente o pagando una aportación voluntaria. El pase franquea el acceso online en directo a todos los eventos del festival, así como la reproducción a demanda posterior de los eventos, en este caso entre el 27 de marzo y el 30 de abril.