NOTICIA

Viaje al ‘continente perdido’ bajo las aguas del Pacífico

La investigadora Laia Alegret, beneficiaria de una Beca Leonardo de la Fundación BBVA, es la única española a bordo de la primera expedición oceanográfica que explorará Zelandia, el llamado ‘octavo continente’, en el Pacífico. Su proyecto ayudará a predecir las consecuencias del cambio climático actual, mediante el estudio del calentamiento global en el Paleogéno, hace más de 50 millones de años.

25 julio, 2017

‘En busca del continente perdido’ podría ser el título de una obra de ficción, si no fuera porque es justo el objetivo de una expedición oceanográfica internacional que está a punto de comenzar. Unos 30 científicos de 12 países investigarán Zelandia, un amplísimo territorio del que hoy solo es posible pisar Nueva Caledonia, Nueva  Zelanda y algunas islas del Pacífico, porque el resto se encuentra bajo las aguas del océano Pacífico. La única investigadora española a bordo es la paleontóloga Laia Alegret, ganadora de una beca Leonardo de la Fundación BBVA. Sus estudios de microfósiles aportarán pistas para predecir las consecuencias del cambio climático actual.

El buque oceanográfico ‘Joides Resolution’ zarpa el próximo 28 de julio del puerto de Townsville, en el noreste de Australia. Durante dos meses los investigadores participantes en esta expedición del International Ocean Discovery Program (IODP) viajarán por el Mar de Coral y el Mar de Tasmania, perforando el fondo oceánico para tomar muestras. El proyecto que realizará Alegret gracias a la beca Leonardo no solo contribuirá a testar la hipotesis de que Zelandia es en efecto un continente, sino que permitirá entender el clima de la Tierra hace 50 millones de años, en el Paleógeno, una época tan cálida que “había nenúfares y cocodrilos en el Ártico”, afirma Alegret.

Saber qué pasó entonces ayuda a predecir las consecuencias del cambio climático actual, que Alegret no duda en calificar de “muy preocupante porque el calentamiento actual está ocurriendo mucho más rápido que en el pasado; si una tasa de emisión de gases de efecto invernadero muy inferior a la de ahora provocó lo que vemos en el Paleógeno, no quiero pensar lo que nos puede pasar en un tiempo no muy lejano. Y lo estamos provocando nosotros”.

Laia Alegret Badiola (Huesca, 1975) es paleontóloga experta en microfósiles y paleoclima. Actualmente es profesora titular del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza. Se ha ganado su puesto en la expedición de manera competitiva -”he tenido mucha suerte porque buscaban a alguien exactamente de mi especialidad”-, y no como resultado de la participación de España en el programa. En la expedición, con un coste de unos 12 millones de euros, el número de investigadores de cada nacionalidad es proporcional a la aportación económica de cada país; España no pone lo bastante para garantizar la presencia de un solo investigador español. La participación de Alegret es fruto de su investigación de alto impacto, en gran conexión con los grupos internacionales con mayor actividad.

Alegret se licenció y doctoró en la Universidad de Zaragoza. Entre 2003 y 2005 fue investigadora post-doctoral en la University College London, y volvió a Zaragoza en 2005 con un contrato Ramón y Cajal. Desde 2010, ocupa su actual puesto. Ha participado en 7 proyectos nacionales de investigación y en 3 internacionales -además del de Zelandia-, liderados por instituciones de gran prestigio, como el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Además, en conjunto ha realizado estancias de investigación en una decena de centros en Estados Unidos, Cuba, México, Túnez, Italia y Polonia. Entre los varios puestos que ocupa dentro de los comités científicos internacionales de su área destaca el de Vicepresidenta de la Subcomisión Internacional de Estratigrafía del Paleógeno, IUGS-UNESCO, responsable de, entre otras cosas, acordar la nomenclatura de los estratos geológicos del planeta.

Análisis de microfósiles

Durante la expedición, Alegret analizará in situ muchas de las muestras en busca de microfósiles, que permiten datar el terreno temporalmente y también determinar a qué ambiente pertenecía hace 50 millones de años -si se trataba entonces de una zona casi emergida, como una playa, o todo lo contrario, y su temperatura, por ejemplo-.

La beca Leonardo permitirá a Alegret estudiar, específicamente, los eventos hipertermales del paleógeno de Zelandia, periodos en que las masas de agua del planeta estaban hasta 8 grados más caliente que ahora. Esta investigación puede aportar información sobre cómo las emisiones de gases invernadero afectan al cambio climático actual, y sus consecuencias sobre el medio ambiente.

La beca Leonardo, dice Alegret, “es una gran oportunidad para analizar las muestras que tomaremos en esta campaña de sondeos; en nuestro país, lamentablemente, no hay mucho apoyo para que los científicos podamos optar a convocatorias en estos grandes proyectos internacionales, y esto supone la garantía de que se va a poder llevar a cabo la investigación de las muestras”.

Alegret ha participado también en otro proyecto internacional que aborda otra de las cuestiones más calientes de la paleontología: la perforación del cráter dejado en el Golfo de México por el meteorito que podría haber provocado la extinción de los dinosaurios.

La de Zelandia es no obstante su primera expedición a bordo de un buque oceanográfico. Trabajará en turnos de doce horas, siete días a la semana.